La mafia en la era del G8

Hace 80 años, las mafias ítaloamericanas eran los amos y señores de las calles de Brooklyn y Chicago gracias al contrabando de licor. Actualmente el escenario no es muy distinto, ya que sólo cambió el producto a traficar y la organización delictiva. Mientras el licor fue sustituido por la cocaína, la mafia sindical fue reemplazada por los paraísos fiscales.

La Ley Seca es cosa del pasado y a 80 años de su derogación, se ve como una medida retrógrada y estúpida que tuvo a las principales ciudades de Estados Unidos inmersos en un clima de corrupción y asesinatos nunca antes visto en el país del norte, debido a la proliferación de mafias organizadas que veían en esta prohibición, el mejor negocio de sus vidas

Hoy en día, los tiempos de Al Capone son cosa del pasado y están más cerca del mundo cinematográfico que de la realidad. Pero esta visión de mundo globalizado, que cambió las vendettas y los sobornos por sistemas judiciales fuertes y leyes acordes a los nuevos tiempos, en donde organismos internacionales y autónomos vigilan el accionar de transnacionales y bancos para que nada se salga de la norma, da la sensación de que el mundo avanza por un camino recto y criterioso, y que es mucho mejor que hace un siglo atrás.

Pero la realidad no es tan así. Luego de la caída de la Unión Soviética y el triunfo del capitalismo en donde la mayoría de los países del orbe adoptaron el libre mercado, las fronteras no sólo se abrieron a los mercados de productos legales, sino que también a un sinfín de tráfico de diversas especies. Es aquí donde la economía sumergida entendió (y mucho antes que el resto) que la apertura de las fronteras creaban un escenario infinitamente lucrativo nunca antes visto.

Arkan y sus Tigres

A comienzos del siglo XXI, en Rusia, las más de mil organizaciones criminales, muchas de ellas fundadas por ex miembros del servicio secreto soviético, controlaban unos 700 bancos, más de 1.000 establecimientos públicos y miles de empresas privadas. La Academia de Ciencias confirmó que el crimen organizado controlaba más del 40% de la economía rusa, la mitad del mercado inmobiliario moscovita y dos de tres instituciones comerciales.

Por otro lado, después del tráfico de armas y de drogas, la trata de personas es la actividad ilícita más lucrativa del planeta, moviendo un negocio de 7.000 millones de dólares anuales en todo el mundo y que cada año introduce a más de 800 mil nuevas victimas que son transadas en el mercado de la prostitución y el tráfico de órganos entre otros, donde los niños son un producto más que apetecido.

Según estudios, hoy en día, la marihuana es el cultivo con mayor valor en los EE.UU., superando las ganancias reportadas por el maíz, el trigo y el algodón, juntos. A pesar de la lucha que ha sostenido Estados Unidos contra la droga durante las últimas cuatro décadas, en 25 años la producción de cannabis se ha multiplicado por diez, pasando de mil toneladas a comienzos de los años `80 a más de diez mil en la presente década.

En el ámbito del negocio bursátil, las leyes financieras no escapan a la crítica, ya que las mismas normas internacionales que regulan el accionar de bancos y mercados, para que no haya irregularidades  o dineros sucios, dan pie para la existencia de paraísos fiscales donde cualquier individuo puede llegar con maletines llenos de dólares donde la única pregunta que se va a escuchar, es si el viaje fue placentero. Es así como en el 2005 el Congreso de Estados Unidos, indicó que la especulación financiera y el lavado de dinero seguían un constante asenso. Un ejemplo clásico son las conocidas Islas Caimán, que con tan sólo una población de 35 mil habitantes (equivalente a la cuarta parte de la población del Archipiélago de Chiloé), tenía en su territorio 584 bancos y fondos de inversión acumulando entre 500 mil millones y dos billones de dólares, tres veces el presupuesto de Francia, transformándola en la quinta plaza financiera del mundo.

Esto no quiere decir que todo lo realizado en este tiempo ha sido desastroso y sin resultados, pero si es cierto, que la economía sumergida tiene más importancia y presencia de la que se cree y el hecho de que el tráfico de drogas, armas y personas siga existiendo y proliferándose, es una muestra de ello.

Esta entrada fue publicada en corrupción, narcotráfico y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s